Am. S. D

Alas que se rompen entre paredes.

Llevo tanto tiempo sin salir de aquí, 
que las sábanas me confunden. 
Revueltas. 
Reténiendome en sus pliegues de cadenas grises.

Llevo tanto tiempo sin salir de aquí, 
que al cruzar la puerta de pronto
aún ayer mis piernas se enrredaron en almohadas de llanto. 
Sinceras. 
Con miedo al andar sobre el cemento podrido

Tosía para despertarme
el suelo frío donde mi cama tiembla, 
mientras existo sobre una calle de papel roto, 
que sueña en hacerme real
pero esquivo su tacto y no pienso en ella.

Porque paredes crecen dentro de mí. 
Crecen sabanas revueltas. 
Enredos que se transparenta
y me prometen a toda prisa, 
que el viento negro abrirá mi ventana, 
de par en par sin recelo
y veré las farolas que luchan en no dormirse. 
 L‎uces guardando el luto del sol que ha muerto. 

‎ Tendrán la mirada fija en mi espalda cuando deje atrás los cristales,
‎ el suelo frío donde mi cama tiembla
‎ llorará triste mi libertad
‎ mientras vuelo en silencio para no despertar las calles.

Llevo tanto tiempo sin salir de aquí, 
que mi voz se pierde entre puertas que no se abren. 
Entre sábanas revueltas que estallan

(como bombas nucleares)

De un día amargo
En una tarde arítmica
De una noche de viento negro

con las ventanas cerradas.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.