Juliana Agredo

MÍA

 

Musa:

 

Nombrarte causa y nombrarte fe.

Motivo real, respiro del alma.

 

Sonrisa tuya que me atraviesa, me levanta, me refresca. Poesía ésta que susurra para sí toda una celebración.

 

¡Festejo!

¡Festejo del alma!

 

Alma de mi alma, vida de mi vida, te dibujo toda, te pinto entera. Uno entre palabras tu figura femenina que me abraza, abriga, hierve y delata.

 

Nombrarte amor y besar el amor, besar sus piernas, lamer sus dedos, sacudirme entera en su sexo, alimentar el roce de los cuerpos bajo la risa. Desvelarme, desnudarme.

 

Contar hasta tres y encontrarte. Llamarte todo, menos utopía. Que tal vez sí, pero que tal vez no, pero que también aquí no se viste el tal vez, porque la pregunta ya es certeza y la duda es impensable.


Así que sí, nombrarte causa, nombrarte fe, nombrarte amor. Vociferar con la valentía con la que se pregunta, la respuesta que no se busca.

 

 

Nombrarte aquí, entre la coma y el punto próximo, mía. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.