oak

Se apagó mi amor

De mi imagen se desprenden hojas
como escamas de la piel de un reptil,
y se llevan entre ellas al suspiro más sutil,
que brotó de mí aquella noche de marzo.
La primavera que sacudió mi campo
se ha quedado muda y sin fuerza,
y el otoño recién nacido impuso su belleza.
Perdona a mis piernas por dejar de correr
antes de llegar a la utópica meta.
Busco revivir el sentimiento con canciones,
con lugares y poemas que avivaron la llama.
Es inútil, huele a muerte el extremo de mi cama
en el que descubrí que hemos perdido la batalla.
Tus ojos, ventanas hacia tu universo,
me han dejado de invitar a dedicarles versos.
No hubo error o fallo de tu parte, choqué con la realidad, he dejado de idealizarte.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.