Catelgood

Fe De Erratas...



Difícilmente me rindo a esta corrección…

Pero de hombres es.

Si alguna vez la errata es nuestra rima

Recomponer el verso, y la auto estima

Y en el papel cortés,

Aceptar del verso la corrupción…

 

Yo te acusé de haberme robado…

El corazón que en ciernes,

Dejé olvidado bajo tu almohada

Y no encontré luego, en la madrugada

De aquel venturoso viernes,

Y entonces, lo di por extraviado…

 

Pero anoche mientras contigo soñaba…

Me encontré con tu aroma,

Entremetido en las letras leídas

Y debe ser casualidad en mi vida

Porque tu espalda asoma

Entre tu cabello que descansa en mi almohada

 

¿Como podrías entonces ser la ladrona?...

De un corazón,

Que late en mi pecho junto a tu espalda

Coronando de besos en guirnalda

El sentimiento dulzón

Que tu cuello de temblores abona…

 

No… me temo en verdad soy yo el ladrón…

Y mientras tú, inocente…

Abres los ojos y con ellos me arrebatas

Mañana, lo sé... habrá otra fe de erratas…

Porque ahora, dulcemente,

Vuelvo a darte en un beso... el corazón…

Comentarios2

  • Rosita de Mendoza

    Precioso. Un saludo cordial

    • Catelgood

      Gracias Rosita, de verdad. Nada que sea escrito nace si no es para ser leído y hoy, la gracia que cierra ese círculo, es su visita, su lectura y su comentario. Tal es su importancia... gracias!!

    • Taliana20

      Lindo... Me gusta el sentimiento que le da.. felicidades..

      • Catelgood

        Gracias Taliana, compartimos la ausencia del título de poetas... y sin embrago, la prosa empieza a tener sentido en su lectura... doblemente agradecido. Un abrazo



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.