Carlos Justino Caballero

HORACIO

He sabido que te vas, sin avisarme,

cuando aún siento el glauco en mis pupilas

del gigante alcanfor en sombra amiga

y tu manso mirar en despedida.

Podría haber intuido en tu cansancio

y esa recurrencia en mirar a los ocasos

que estabas contemplando tus orillas,

cercano el tiempo y agotado el aire.

Pero ansiaba pensarte de otro modo…

tras el borde de la mesa y en la charla,

oyendo tu voz vertiendo savia

o en ese cálido abrazo del amigo.

 

 

De mi libro “Desde aquella Strelitzia”. 2014 ISBN 978-987-1977-32-1

Comentarios1

  • Jose Adolfo

    sensaciones que encienden el alma cuando parten los amigos / Gracias poeta por compartir



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.