Edson Johan Trujillo

Ni Siquiera Vulgarmente Hermosa

Aquella mujer era bella,

Pero ni siquiera

Era vulgarmente hermosa.

 

Lo que más resaltaba de su desgastada figura

Era su pelo enmarañado,

Sus senos nada protuberantes

Y la indescriptible pesadez de sus ojos.

Ojos que causaban increíbles dolores en el pecho,

Siempre punzante, ante la incertidumbre

De una mirada asesina.

 

Esa mujer no era linda,

No, para nada,

Pero era preciosa

Como las perlas del mar.

Una increíble protuberancia

Entre tantos diamantes brutos.

 

Se vestía de negro,

De blanco, de gris.

Le gustaban todos los colores

Y a la vez ninguno.

Me encantaba.

Era increíblemente parecida al cielo.

 

Me gustaba.

Estaba loco por esa chica,

Por sus días malos,

Por sus días buenos,

Por sus días grises

Y por sus días invisibles.

Porque así era,

Una hoja en blanco

Sin espacios para escribir.

Era mala,

Pero al mismo tiempo

Era caladas de calor infernal,

De ternura privada

Y de encuentros indecisos,

Para saber cual tono era más oscuro.

Comentarios1

  • Ana Maria Germanas

    Una muy interesante composicion, me atrapo, un saludo amistoso, para ti.-

    • Edson Johan Trujillo

      Muchas gracias. Me encanta que te haya llamado la atención. Saludos



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.