yito

El Mundo.

 

 

El mundo me hizo ladrón
está historia no es invento.
Yo me volví un hombre cruento
y olvidé la compasión.
Para mi alma, el perdón
que pida a Dios el que reza.
El sólo siembra tristeza
en quien siempre deja afuera.
No es buena por consejera
si es eterna la pobreza.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.