Otredad

Migajas pasionales

Día no se cuánto, el tiempo pasa y no saben si esconderse  o afrontarse. Estaban felices solo esperaban que llegara el juicio final. Asesinato, estafa pero él era un tipo callado su forma de ser era media desconocida pero agradable a ella le encantaba estar con él, pero algo había pasado.

Investigar, pensar testigos, culpabilidad y manipulación, todos cómplices de la “ley".

Su juventud en drogas, tecnicaturas, sexo opcional y musica hasta que los oidos no den más...

Tantas mujeres pasaron por él, aniquilaba y quemaba la piel, puede que le gustase experimentar otro plano también. Nombres y direcciones esos tipos querían saber, ellos sabían, descripciones, monólogos de mierda que convencían.

Siempre hay migajas que contar. Ella lo quería un poco pero en ocasiones todos tenían un lado oscuro,  o más ves bien, deseos “oscuros”.

Ella se pasaba horas leyendo, escribiendo o tejiendo...

Y así se fue el tiempo, fue volando como las hojas en otoño, ja, famoso tiempo. ¿Qué nos ha dado el tiempo si después se va? siempre se preguntaban

Se terminaron alejando a otro mundo pero no juntos. Cada quien comiéndose con su monstruo interior pero a la vez sintiéndose con un gramo de felicidad más, la distancia hizo bien.

Hechizados disfrazados de amor,  ya llegara otra pizca de la profunda y sentimental emoción.

Él era un buen tipo callado,

Ella… todavía no sé.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.