argantonio

Nuestra primera California

Es en los cantes de ida y vuelta,

donde aquí o allí me reconozco,

ese ritmo alegre y nada hosco,

donde la imaginación anda suelta.

 

Aquellos primeros españoles que arribaron,

a la costa californiana desconocida,

enfermos del escorbuto que los indígenas curaron,

tomando hierbas que les salvaron la vida.

 

Los franciscanos dieron buen ejemplo,

de pacíficos y cristianos colonizadores,

empleando la palabra y la cruz.

 

La misión era casa y templo,

de la tierra y la palabra fueron labradores,

mensajeros divinos del siglo de la luz.

 

 

 

Comentarios1

  • argantonio

    California no es solo la fábrica de sueños también hay vidas difíciles y gratas, viví allí cinco años y conocí lo bueno y lo malo de esa hermosa tierra. Abrazos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.