Felipe Romeo

PEDIDO DE GRACIA

Oh, poema resguardame
cuando todo se ponga lento
cuando el vino esté picado y las mañanas arrollen.

Cuando el amor me pase por el costado 
sin saludar
cuando el retorno me avergüence.

 

Cuando la modorra me arrugue la camisa
cuando rompa la ola en mi espalda
y mi mochila se corrompa
por el fuego de un espiral.

Oh, poema
relameme las heridas
llorame una zamba.

Oh, poema 
tendrás fuego?
necesito un cigarrillo más que nunca...

Oh, poema
qué calor hace en los trenes
de húmedas ciudades sin sol!
A quién hablo?
A quién contento?

Oh, poema mi escarmiento!
Ven a mi sin avisar!
Renovame el sexo
mordeme los labios
bailoteame a lo egipcio!

Te doy mis manos y mi vals
Mi touch
Mi mojo
Mi petulancia
Mis sexcesos
Mi atrevido
Mi picante
Mi tulipán y trofeo.

Oh, poema
dale un fin a estos antojos
y resacas mañaneras
a los cerrojos muerte
y a mis ojos, sed.

Ven y dame
y yo te doy
mi no preferido.

Pasearemos de la mano
y  las vacas nos envidiarán
y  los cerros se harán a un lado
y el camino abierto
y el agua del río
serán siempre los mismos
intactos 
de aquella vez 
aquella vez primera
en la que por primera vez
hicimos el amor.
EL amor
El único amor
El voraz y lento
El somnoliento
El mareado
Boxer
Degenerado imberbe
Austero y disfrazado 

amor.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.