CREPY YO

Los días claros

Su inefable claridad

no podía con mi mirada.

 

¿Quién hubiese podido imaginar

la terrible incompetencia

de aquel rival que competía conmigo

en días de compasión

cuando todos mis compañeros

no hacían más que ir

a la poblada destrucción?



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.