Guillermo Contento

Final del Laberinto

Despliega el corazón, deja que vuele,

que encuentre entre los seres el mejor.

Que sienta que latir con energía

es siempre el preludio del amor.

Acércate a la luz de cada día

y  danza libremente en su esplendor.

Disfruta las cercanas compañías

y escucha el sonido de tu voz

si cantas la alegría de tu alma

en la música que entrega el corazón.

Se libre, se feliz, se mar y viento,

se luz en los rincones del dolor.

Se paz en los temblores de la vida,

se arena entre los odios y el rencor.

Acéptate tal cual, así como eres.

Descúbrete ante otros sin temores;

tu fuerza está en tu alma generosa,

tu cielo en el amor que despertás.

Descúbrete mujer, ser infinito,

humilde instrumento milagroso

del inmenso concierto celestial.

Disfruta feliz ser parte de ello

y el poder de regalar lo que te da.

Comentarios3

  • Julián Centeya

    Una belleza

  • ZULUALDNA

    Despliega el corazón, deja que vuele,

    que encuentre entre los seres el mejor.

    Que sienta que latir con energía

    es siempre el preludio del amor.

    Gran comienzo

  • silvia_dilembo

    Volar y encontrar el amor....

    Todo final es un comienzo.

    ¡Hermoso!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.