Diafana

Ilusiones...



Con una flecha perdida

que ha lanzado algún diablillo

hendiendo el pecho,

herida de ternura

irremediablemente herida

tomo la daga de tu beso imaginado

y mi muerte lenta

es el clímax de mi cuerpo enamorado…

 

pero eso sólo es el principio

de la enfebrecida jornada

de amarnos en soledad y silencio

en lugares en que no estamos

tu, amándome sin mi…

yo, abrazada a tu imagen

que termina siendo un abrazo

sobre mis hombros denudados

 

Detente entonces, sombra de bien

y quédate donde se te reclama

haz lo que mejor sabes hacer

que es mantener la llama

de la pasión que no iniciaste

pero de pasión inflama

un pecho supurando suspiros

que incineran mi alma.

 

y si al final, por maldición

nuestro encuentro no se diera

queden como vestigios

del naufragio de nuestras ganas

mi pecho herido de ternura

tu mente, de deseo infectada

y dos cuerpos solitarios

rendidos en ajena cama

Comentarios2

  • Criticón

    Bueno Ud debe estar enamorada, si lo creo, y si no le molesta cuando uno lee clímax piensa en sexo no en amor, si supura piensa en pus que es una materia que se libera de una infección, al menos que la flecha de ese estuviese contaminada!

    • Diafana

      Gracias, querido Criticón... inevitablemente tengo suspiros supurantes... (cosa de la tuberculosis galopante, supongo)... Esperaba que el sentido figurado los dirigiera hacia la calidad de \"indeseados\"... pera vaya y pase, que la flecha de algún diablillo seguramente lo que menos tendrá, es ser profiláctica... De cualquier manera, la culminación... (que a eso se refiere cualquier clímax, salvo en quien declina por lo sicalíptico), nos sirve en este coloquio, para asomarnos un poco a su escatología personal, que suele ser sin menoscabo del tratado de desechos, no menos divertida... tan divertida, supongo, como ha sido escoger para usted sus frases y para mí, las respuestas... gracias por estar. Un beso

    • Julián Centeya

      Bravo !!!

      • Diafana

        Gracias, Julián querido, por su comentario y su generosidad. En verdad un privilegio recibirle y mejor leerle. Un beso



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.