Marisha Rotger

Plegaria a la superluna

 

 

Fría, brillante, lucero iridiscente
Hermosa en el firmamento
Me brindas tu luz
Limpiando mis temores
Cargando mi cruz
Cortando, borrando lazos que el karma bordó
Sanando siglos de heridas
Que mi alma guardó
Bórralo de mi alma y de mi corazón
Llénalo de alegría y de mucha bendición
Mata mi ego exacerbado
Extiéndeme tu perdón
Enséñame a amarlo sin medida
Aunque no me entregue su amor
Purifícame diosa eterna
Con una sola condición
Déjalo que por esta noche
Me mate de lujuria y pasión



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.