Guillermo Contento

Caminante

Viste el sol, viste la luna y las montañas.

Viste en mi amor tu corazón junto a mi alma.

Viste erizarse tu piel cuando tocabas

mi rostro húmedo de amor en madrugadas.

Viste asomarse al  sol entre las nubes

cuando tus ojos cruzaron con los míos,

y el palpitar del corazón fue melodía

para danzas que celebraban la vida.

Cruzaste el cielo y llegaste a otros planetas,

al armar con cada letra cosas bellas

en las noches de charla interminable

y en paseos con abrazos y canciones.

Pero no viste mi amor sereno y  puro

entregarse de mil formas diferentes.

No viste que la vida es caminante

y si miras para atrás tiende a dejarte

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.