CreadorDelVerso

Dos esmeraldas y su ventisca

 

Ventisca de tu piel,

llanura que nevada,

esconde a su vez,

tus dos esmeraldas.

 

Llamas que en ondas

caen por gravedad

y se mecen solas

en rostro angelical.

 

Hiedras de fuego

caen creando lianas

quemando mi pecho

mientras cabalgas,

me sujetan, me quiebran

pero también me queman.

 

Y entonces los distingo

grandes y abiertos,

tus dos esmeraldas,

cuerpo sobre cuerpo

me dicen que me amas.

 

Pues en ellos hay follaje,

en ellos hay intensa vida,

flora y verdosos valles

que a mirarte convidan,

trémulas aguas de estanques

que a bañarse me invitan.

 

Eres la mujer del fuego

pero también del hielo,

eres el verde riachuelo

que susurra en mi suelo

eres fuerte enredadera,

eres verde intenso del mar,

eres el más puro contraste

que nunca dejo amar.

 

Me hundiré en tí para siempre,

buscando mi propia muerte,

me precipitaré en tu abismo

y yaceré bajo tu verde.

 

5/12/2017

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.