Raquel Lainez 1980

Tú serás  ese aire fresco

que entró por mi ventana

en una mañana primaveral,

llenando mi habitación

de mil formas y colores.

 

Viento tormentoso y fugaz,

tempestad que arrebata calladamente

mi mente y mis deseos

y que en una noche,

cruzó sigilosamente mi puerta

para no decirme adiós.

 

W. G.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.