yito

REMORDIMIENTOS.

 

 

 

                             Que no ronden las barcas de la muerte,

                             henchidas de clamores y miserias,

                             buscando en mi puerto, algún alivio

                             le he puesto por guardia, el egoísmo.

 

                             Que Dios robe del cielo las estrellas

                             y se vuelvan infierno los caminos,

                             en desierto se troqué el paraíso,

                             y no existan los seres compasivos.

 

                             Que sufra, el que sufre bien callado,

                             y que rían cual hienas los malvados,

                             pues sabe de  sufrir el ser humano

                             desde el primer aliento de nacido.

Comentarios1

  • LeydisProse

    intenso.

    • yito

      Gracias. hay días en que uno se convierte en villano.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.