Edwin Kenys Chacón

Claro de Luna

(Para Él quien tiene un claro de luna en sus ojos)

Desierto frío
esperó tu llegada
cuando el crepúsculo emocionado
preparó tu camino,
sobre pirámides coronada
y alzada sobre guerreros
con el Nilo de testigo
en el Valle De Los Reyes,
tus primeros pasos Ella iluminaba.

 

En un claro de luna
llegaste a nuestro mundo,
con la luz de tu guardiana,
Ella te regaló
la belleza de sus ojos
y se despojó de su tez
para arropar el yermo,
yermo que recibiría tus pies.



En un claro de luna
yo me reflejé en tus ojos
y Valle de Reyes fue para mi
aquel desierto frío
en donde estuve tantos años,
hasta que en su bondad, Ella,
asomada en el robín
que disfraza a mi ventana,
iluminó mi camino hacia ti,
hacia ti, aquello que yo tanto buscaba.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.