rodolfo dondero rodo

TRÁNSITO

Pasé bebiendo de la fuente

constante cristalina

del monte que asombra

y se ofrece en su cumbre

como un helado en verano

Subí haciendo escalas

y el viento me trajo abajo

para que abriera otra senda

pero, la lluvia copiosa persistía,

y, se engendraron avalanchas,

llevándose consigo, la esperanza,

germen, sembrado en los escombros,

las flores se abrían, sin embargo,

algunos frutos se hicieron semilla

nada fue árido, ni estéril

todo siguió el ritmo del tiempo

rotando, subiendo, bajando…

acercándose a los casilleros

que antes, siendo distantes,

no tenían importancia

los hombres de negro

tienen en sus ojos interrogantes

se les ve cargando catafalcos

no les hice caso,

opté por ser incinerado…

 

Copyright © Rodolfo Dondero Rodo

04.12.17

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.