Catelgood

El Arte De Un Beso...

Comienzan mis manos…

trémulas y nerviosas al trazar

sobre papel, lo que más recuerdo de ti…

Con insospechada maestría, quedan ahí

tus ojos que devoran futuros,

hambrientos de días de sol

y esa nariz que parece volar

cuando tu risa la eleva por encima

de la carcajada desplantada

 

Luego, mi mano con carbón, dibuja

con casi religioso cuidado

la sombra de tu cara en tu cuello y...

una curva inmensamente tierna

que comienza y termina en tu seno

y mi dedo meñique difumina

con sumo cuidado, en tu cuello

el blanco níveo que tiene ese nervio

que te hace gritar a mi tacto

 

Pero no te mueves, no lo haces…

permaneces congelada en la sonrisa

mientras tu mirada me atraviesa

y yo pongo mi mano en tu rostro

y un gesto de mi dedo mágico

hace que brille más tu nariz

y yo entrecierro mis ojos

para no perder la perspectiva

que me deja embelesado

 

Y entonces, como de la nada

dos brazos me enredan

me lleno de aroma de tu cara

que se restriega en mi mejilla

mientras depositas la taza

de café instantáneo y humeante

con que pagas mi arte

y yo agradecido recibo tu beso

y me desdibujas todo… hasta el mundo...

Comentarios1

  • Texi

    Precioso

    • Catelgood

      Muchas gracias, Teremar... Siempre un privilegio su visita y un encanto su comentario. Un abrazo



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.