Elena Casas

EN LA TUMBA DEL POETA DESCONOCIDO

 

Cuentas de cuarzo, ajorcas

y sartales de perlas irisadas.

Alas de mariposa, alas de pájaro

se enterraron allí, junto a su cuerpo,

en un rincón oscuro de la selva,

en un rincón del mundo.

Tus versos

-rojiazules-

 se ocultaron, se ocultan

-lozanos y brillantes-

a las miradas de las multitudes,

a sus tercos oídos,

a sus insoportables carcajadas

Di, ¿para qué nacieron?

Dios lo sabe.

 

 

 

Comentarios3

  • Rosita de Mendoza

    Preciosos versos. Un saludo cordial

    • Elena Casas

      Gracias, muy amable. Un abrazo.

    • El Hombre de la Rosa

      Amigo te adornas con la pluma que borda tus versos de hermosura, amiga Elena...
      Un placer pasar por tu portaL
      El Hombre de la Rosa

    • Campoamor

      Emotivo, misterioso...
      Felicitaciones!



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.