RICARDO ALVAREZ

LOS NINGUNEADOS



 

 

 

 

 

Paráfrasis a E.Galeano

 

Un piojo sueña comprarse una cabeza

con pelo para hospedarse y comer holgazaneando

y nada más al alcance que el cuero encrespado

del ninguneado que levanta madrugadas.

 

Esperando que llovizne a media asta sobre el  pellejo gastado,

o una lluvia furtiva de lodo les lave el hedor a cara desencajada.

Que el azar baje en caída trayendo alguna changa

o un rudo trabajo que el clasista ocioso desecha asqueado.

Salen a la calle de puntillas sus pies planos,

apoyan al cordón el pie izquierdo

y no por ser cabuleros no pisan con el pie derecho.

 

Los ninguneados de la sociedad, esclavos de casta paria,

corriendo la liebre del estómago rebuscan del basural

o en los imbornales la carroña que dejan las ratas.

Ellos no son aunque estén, un punto vago de ausencia,

andan más enjutos que un latón doblado de hojalata.

No hablan lengua  sino zafarrancho de jerga gutural,

tienen la cara bronceada de juntar carbón para el caldero sindical.

 

No tienen media ni agujeros en los zapatos,

descalzos al fuego del tráfago se apoyan al hueso de los callos.

Son la piedra diminuta y molida que la visión pre juiciosa no contempla.

Los ninguneados no tienen rostros sino duros macetones en las manos,

se ven como alabastro en disimulo que los ojos ajenos no visitan

y en desordenado alfabeto los crédulos esperan que la gracia

simiente germine en paramos infértiles de Creta balsámica entre los nardos,

pero nunca llueve en la minucia corpórea ni una gota de escarcha. 

 

Tan jodidos que son más propensos a los templos de cábalas

que a la religiosidad de catedrales donde el ansiado bronce toca campanas.

Más que esencia de cultura son anotador de calle escriba.

En relente glaciación de  madrugadas cuando rastrean con su rodal

el cartón bajo el agua que diluvia, con paciencia trajinan

la noche con sus brazos convalecientes de neuralgias.

 

Los ninguneados, usted bien sabe que caminan a su lado

o quizás desconozca que cuando nos recostamos

ellos a mitad de labor naufragan vacuos de algebraicas ciencias.

No profesan arte ni artesanía sino toscas  manualidades.

Son más recursos humanoides o humanos en oferta,

guarismos que toman forma en las rojas crónicas de gacetillas,

que no entran en el compendios narrativos de legendarios,

cuestan menos que el hambre que los mata,

duermen en el rigor de las veredas y comen en ranchadas

de ollas populares, no tienen ni destino ni oportunidades,

más que un piojo metido en el negror grasiento de la cimera.

 

Los ninguneados sirven al voto populista la bancada

de mediocres oportunistas que no claudican tras la legalidad

el dominio que los ampare en su corruptela avaricia vernácula,

mientras los ninguneados mueren congelados antes que se dispare la bala.

 

 

De "Fuera del tiempo"

Ed, PALIBROS Hecho el Depósito según la ley 11-723- registro de autores.

A publicarse julio 2018-

Todos los derechos regisetrados en Safe Creative & Published Word Press Poetry

Poemas de ricardo [email protected]

Poemas de ricardo alvarez-bloggr

 

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Amigo Ricardo te adornas con la pluma que borda tus versos de hermosura..
    Un placer pasar por tu portaL
    El Hombre de la Rosa

    • RICARDO ALVAREZ

      gracoas amigo críspulos.. mis saludos con aprecio



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.