rodolfo dondero rodo

CUANDO LA HORA, LLEGADO HAYA

 

 

En el andar cansino, de las tardes,

cuando solitario cae, a gotas el recuerdo,

Llueve sobre el sombrero,

pétalos raídos por el tiempo,

Momento es, de apurar el trago,

que la temblorosa mano sostiene,

en la copa opaca de la vejez,

Pronunciando en silencio,

los brindis olvidados del ayer,

aquellos, que se quedan,

detrás del insípido paladar,

cuando los ojos empañados

no pueden ver claramente,

si habrá un mañana

que la opaca catarata,

permita predecir.

Cuando el nombre de los muertos

amigos sean tantos,

que el de los vivos, no los puedas recordar,

cuando el pan duro que mordiste

en la noche del ayer,

hoy solo sea, una ilusión,

imposible de alcanzar,

Cuando la soledad de la noche

empiece a coquetear,

con la ansiedad de la exhalación,

Cuando la sonrisa sea mueca,

que frente al espejo,

el alma te haga doler…

Es hora, de apurar el paso,

para no perder el tren,

donde viajan apilados,

huesos recubiertos

con brillantes pergaminos,

como aliviando al mundo,

del peso de los senectos restos,

que le es difícil soportar…

 

 

 

 

Comentarios1

  • Tokki

    Optimismo desenfrenado



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.