Jana-Maia

Vida

Justo cuando había perdido toda esperanza,

me tiendes una mano cálida

y me traes a la vida llena de añoranza.

 

Cruel y bello amante,

que le das luz a mi ser;

aunque sea sólo un instante,

basta para hacerme florecer.

 

Tus palabras, cuan suave refresco,

me llenan de energía

cuando más siento que padezco,

alargando así mi dulce agonía.

 

Te amo de una manera que no podrías entender,

y aunque siento que estoy preparada,

me aterra pensar que te voy a perder.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.