oak

Celebración del miedo

Como espinas que se interponen en el camino,
como ramas que se me enredan en el tobillo,
una palabra que desentona del estribillo;
para congelarme y descongelarme él vino.


La posible pausa de cada paso que doy,
la sigilosa culpa que me insita a retractarme.
Aunque lo llamen villano sólo ha querido ayudarme.
Él sembró todas las flores que componen lo que soy.


Si no te tuviera, miedo, ¡qué vacía sería mi vida!
Sin ti, compañero, ya no me sentiría valiente,
el frío de la quietud apagaría la llama ardiente
que me hace vencerte en cada hazaña cometida.

Comentarios1

  • Lincol

    Me gusta tu forma de escribir y expresar tus sentimientos. Mas que miedo pienso que sería otra cosa, porque dices si no te tendría miedo, qué vacía sería tu vida. En fin creo que la incógnita sería miedo de qué: de compañía, de soledad, de motivación o de amor.

    Es un placer leerte. Saludos cordiales a la distancia.

    • oak

      Muchas gracias; en éste caso me refiero al miedo a salir de nuestra zona cómoda, a lo desconocido, a los retos... Gracias por leerme, ¡saludos hasta el bello Perú!



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.