Diafana

Será que me estoy enamorando...



Yo no sé cómo, ni por qué, ni cuándo…

Pero adquirí el mal hábito,

De andar por la plaza murmurando

El nombre que tendrá, sintiendo

De antemano la caricia

El beso, el abrazo…

E imaginando sus frases

Como si la supiera de antaño

Debe ser, supongo

Que eso, es estarse enamorando

 

Aunque aún no haya rostro

Que corresponda al ensueño

Ni a la locura de bailar en la plaza

Cuando llueve despacito…

Y en los pasos que doy descalza

Me imagino sus manos

Correspondiendo al abrazo

Llena de luz, llena de espanto

De estar volviéndome loca

Por extrañarlo tanto…

 

Pero es… diríamos perfecto…

En su traje de señor nocturno y tierno

Contando historias en la radio

Versando como si fuera simple

Transportando ilusiones al paso

Como si las llevara todas consigo

Como si no le costaran trabajo

Hacer que mis sueños vuelen

Hasta posarse a su lado…

 

Yo no sé ni cómo, ni cuándo ni por qué…

Pero al ir caminando

Lo siento al lado, como destino

Como compañero

Como tierno amante

Como entremetido en mis brazos

Susurrando en mi oído

La frase que más le nombra

“somos hombre y mujer”

Lo demás, sale sobrando…

 

O no sé por qué estoy escribiendo esto…

Será que me estoy enamorando…

No sé si quiero recibirlo

O si quiero desecharlo

Pero es bonito estar loca

Sonriéndole al vacío

Donde he imaginado su retrato…

O esperando a alguien que llene esos zapatos

Que estas cincuenta líneas

No alcanzan para describirlo…



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.