Esdras Gamarra Ponte

EN EL RING CON LA MUERTE

 

Sosteniendo su muerte con las manos
se toca la frente,
el huesudo insiste en llevarla,
ella, con amargura de su alma
grita a los oídos de la muerte
asustándola hasta hacerla bandear el río.

El grupo que la acompaña se asusta,
al verla mover sus manos
un niño grita en la pestilente sombra.
A lo lejos una jauría de perros
aulla para asustar más al carnicero de la vida

La muerte no se atreve volver,
mira de reojo cobardemente,
aprieta sus labios de cólera,
su temor es la vida palpitante.

La mujer, del ataúd se baja,
se la carga en hombros…
la gente corre trastornada
cayendo y levantando, con desmayos.

Toma su lugar en la cocina
y atiende a los hambrientos de velorio.

Ha vuelto a tener hijos: quintillizos,
no se quiere ir de este mundo.

Comentarios1

  • Bienvenidos

    Excelente, en el ring con la muerte!
    Hay que dar la pelea cueste lo que cueste!
    Saludos.

    • Esdras Gamarra Ponte

      Hay quienes claman por la muerte, pero la mayoría lucha por mantenerse en su existencialidad. Un abrazo, Bienvenidos; gracias por tu lindo comentario.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.