Gustavo Espinoza

Una luz en la oscuridad.

Uno se siente atrapado en este mundo,
viviendo en una falsa e ignorante realidad,
separados de Dios,
alejados de la verdad;
sumergidos en un mar de egos,
en la oscuridad,
donde todo es espeso y pesado,
fastidiados por el fanatismo,
hartos de la estupidez.
Pero resisto,
aunque nos hayan hecho olvidar nuestro pasado.
Me resisto a una vida mundana,
vacía y sin sentido,
carente de consciencia humana;
dejo brillar mi ser como algo sagrado,
me levanto,
emerjo de entre los muertos y la peste,
y elevo mi espíritu hacia el azul celeste.

Comentarios1

  • mariapdfoxa

    .. inevitablemente estamos condenados



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.