egarzazul

Frutales

III


Un sabor olíbano a fresca sandía,
en contubernio con tu esencia,
conspiran en el espacio invisible
donde se funde la mágica nada,
el silente viento y tu dulce perfume,
el oxígeno y la necesidad de existir,
retornan del abismo de olvido, tu voz,
del vacío sin fin, tu ámbar mirada,
es tu fragancia, ¡metamorfosis de sandía!

 

 

e.g.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.