JC. ROMAN

SAN JUAN



La muerte de estos guerreros,

Los elevan, más allá de las fronteras de sus defensas.

Ofrendando sus cuerpos, a las amenazas imaginarias de los pueblos.

Entregan sus vidas diariamente, con las esperanzas y observancias,

De la paz eterna en lontananza,

Son hijos del rigor e hijos del amor,

Entre medios, herramientas y lanzas,

Armas que se utilizan defendiendo el honor,

Muy pocas veces reconocidas en valor,

Para defender su patrimonio y esfuerzo,

Que le entregara su tierra y su madre al nacer,

 y el universo,

La energía y fuerza del protector

 El amor en contra de la humanidad y el amor,

Salgamos del hedor.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.