Ángel Plaza Simón

Ni la mitad de lo que crees

Me gustaría no poner más límites a mi corazón que los estrictamente necesarios. Aunque el hijo puta se ha salido tantas veces de la caja que ya no se encuentra cómodo dentro y busca cualquier resquicio, o cualquier excusa, para encontrar el modo de salir volando a perseguir vaya usted a saber qué sueños locos...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.