José Cascales Muñoz

Desenfreno de Amor en la Noche

 

Y nos quedamos solos los dos, fueron momento maravilloso, un hechizo cautivador, poco a poco nuestros cuerpos se acercaban, nuestras miradas fijas mientras palpitaban nuestros corazones.

 

Nuestras caricias abrazos y besos no se detuvieron, nos ayudamos a desvéstirnos mutuamente, tú lucias una camisa negra, tus hermosos cabellos recogidos, más tarde te lo soltaste y se ajustaban a tu cuello hasta llegar a tus senos.

 

Fue cuando nuestros cuerpos caminaron lentamente sin dejarnos de besar donde nos esperaba una noche de placer y de amor, de furia  y desenfreno, una hermosa pasión hasta que nos despierten los primeros rayos de sol.

 

Pintura de Ricardo Sanz

 

© José Cascales Muñoz
Reservado todos los derechos.
24 de Noviembre 2017



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.