Raudel Ravelo

Verso matrimonial

Un verso pequeño y engreído

por tu sonrisa se ha lanzado

y pensarás que es de Cupido

que se luce alborozado,

pero lo que ves es mío:

¡es un verso enamorado!

tan pequeño, tan sufrido,

ni un instante ha esperado

y como nuevo enamorado

¡matrimonio te ha ofrecido!

y una vez leído, tuyo,

 en su causa te convierte

y forjará una sola muerte:

o mueren los dos o ninguno;

y si por rimas de suerte,

viven más. Muere de orgullo.

¡Y tendrás versos por siempre!

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.