Arnoldo Bermúdez

La promesa (continuación de poema Bailarina soñada)

Terminando la danza te alejas un poco,

Cortando en mí la felicidad momentánea,

Das una vuelta y con tu aroma me aloco,

¡Mon Dieu! ¡Qué belleza más espontánea!

 

Y bailas y ríes y sueñas y amas,

Y arrojas un beso tal cual una lanza,

Trazando el verso que al aire declamas,

Que me busca, me toca y me alcanza.

 

Y me rindo ante ti, hermosa doncella

Como un caballero lo hace ante su señor,

Así Como las musas y el príncipe escritor,

O como cupido sucumbe ante amor.

 

Me rindo ante ti mi noble princesa,

Combatiré por ti cualquier aflicción,

Estaré ahí siempre, esa es mi promesa,

Aun  si me falta la respiración.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.