Nicolás Blanco

Intenso abrazo

Me sumergí en las profundidades de tu suavidad,
llegué al centro de la tierra y nadé
en el ojo que todo lo ve.
Oh! Sabia mujer.

Entre gemidos y llantos, me pregunte.
¿Qué hago yo acá?
Si no creo ni mi propia verdad.
¿Sera que pienso demasiado?
Es que a nadie quiero lastimar.
¿Sera que simplemente me quieras?
Y yo debería dejarme amar.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.