JuacoH

Alejandra

 

Eres  fuego,

Llama voraz que consume mi cuerpo,

Consume mi alma,

Consume mi mente,

Hasta dejar cenizas,

Para que me esparza al viento.

Para que nazca en tu cuerpo.

 

Tu cabello abundante,

Se despeña por tus riscos,

Como una cascada de fuego

Sobre el lienzo de nubes blancos que tienes por hombros.

 

Blanca mi luna tatuada con perlas rosas y antorchas.

Guardas arreboles en tu iris.

Guardas esperanza en tus pupilas.

Guardas en tu sonrisa toda la alegría de la madrugada,

Toda la frescura del rocío.  

En tus gemidos extinguidos,

Se siente crujir el volcán.

 

Esfinge de cristal,

Regala a mi alma un poco de tu fuego,

Enciende de nuevo ese campo muerto,

Cenizas quedan y un campo yerto,

Prende fuego y levanta las sombras que llevan ya bastante tiempo.

 

Reflejo nocturno, trae tu belleza a mis días,

Trae tus nubes al caminante de medio día.

Plectro cobrizo,

Pon a vibrar estas viejas cuerdas de fantasía,

Estas viejas cuerdas de melancolía.

Ven entonces para contar canciones,

Para encarnar mitos y tumbar religiones,

Para atracar los barcos en las aguas prohibidas,

Para rosarnos nuestras soledades,

Y hacer florecer los miedos,

Las dudas y las pieles.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.