Ángel Plaza Simón

El Alma en la Lengua

Amaneciendo al mundo despierto, dándole fragancia al aire y color al cielo. Así apareces por la mañana, como un animal de lomo resplandeciente al que miro con los ojos entreabiertos y de soslayo, no sea que me pilles y se te suba a la cabeza. Aunque sé que sabes que te observo, cuando no me miras, y sé que sabes que lo sé. Seguro que aún tienes algún poro inexplorado en tu tersa piel. Por más que la recorra una y otra vez con mi lengua, sigue teniendo el mágico atractivo que el agua tiene para la boca del sediento...

Comentarios1

  • kavanarudén

    Preciosos y sentidos versos.
    El amor, fue te inagotable de inspiración, de musa.
    Cuando se ama se entrega todo a quien es amado y siempre es un redescubrirlo en su piel.
    Un placer leerte.
    Feliz fin de semana
    Kavi



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.