Dixon Calvo Cespedes

Asoleado


Bonita, esta tarde
Huele a milagro;
La sal desecada entre tus mares
Debe saber a rostros
En verano,
Bonita, este color de la tarde
Hace que nada sea pecado;
Ni pensarte, sin amarte,
Ni amarte sin pensarte
Todo esto que nos mira
Que nos escoge y nos domina
No es ilusión.

Mirá bonita,
Esta tarde huele a comunión,
Saben a memoria tus entrañas
Asumo, aunque sea una osadía
Bonita, son mis letras
Mi única forma de decir
Cuanto te extraño,
Aunque suene a melancolía.

Y se ve, bonita,
Que esta tarde pinta a luna
A cosmos infinito,
Indómito, rebelde
Suspicaz e inexplicable;
Como cuando tus ojos
Profundos como acantilados
Miran a mis labios
Y me dicen:
¡apágame la vida!

Ay, que tan perfecto
Y sencillo es esto de amarte
A fuegos fatuos enajenados,
Ay, que tan hermoso
Es sentirme vivo a tu lado,
A tu sombra y luz;
¡bonita!

Comentarios1

  • AZULNOCHE

    Tú poesía está viva! Tiene buen ritmo.
    Un saludo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.