Latino

Llegada

Llegas en el gesto intencional de las montañas

y me rescatas del silencio y la agonía;

llegas con ánimo irrefutable de arco iris

a colorear mi tarde con entusiasmos

y mis horas con el lienzo de los trazos.

 

Llegas cual suspiro a animar mi fantasía

de pie entre un mediodía juguetón

y un atardecer de lanzas sin fronteras.

 

Entonces llegas…

y arrebolas de tardes el entusiasmo

con alondras despejadas en las horas

y retratos de perdón en mis pinceles.

 

Y es que arribas –esperanza sutil-

a despertarme con dulzuras y palabras

-tenues caricias y suaves charlas-

como cirros algodonados en mi cielo

y penumbras elegidas por la magia.

 

Y así… te reconozco en el suspiro

elocuente de tu nombre

-gozoso y noble como castillo-

y te veo perdurar en el alma

prestada por la imagen,

pues saturas mi noche

y la madrugada

con tus danzas de colores.

Comentarios1

  • nellycastell

    Latin querido, leerte después de tanto tiempo y veo que mantienes frescas la efectividad de tus amorosas líneas que calan hondo, siempre siempre en mi ventana una alondra vuela en el silencio de la noche para llegar en un carrusel de flores y olivos, encontrarse allí contigo. Un abrazo el más fuerte.

    • Latino

      Gracias. Sensible comentario. Estaré atento a esa alondra, que es la inspiración...



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.