Victor Ludeña

Cigarro

Obediente eres en mi mano

donde quedas disfrazado

con tu aderezo cotidiano

Suave te deslizas

sobre una fina capa ardiente

que haces a mis delicias

el único gozo presente

 

y con fina llama

de cualquier procedencia

me dejas ver tu ceniza

y mi efímera existencia

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.