milton honor aranda herrera

FIEBRE

Me llamaron por mi nombre

con voz falsa y ademanes.

Pero yo no me moví.

 

Quisieron que perdiera

y usaron artimañas.

Mas yo no me moví.

 

Necesitaron compañìa

y estuve presente en sus orgías.

Y yo no me moví.

 

Dijeron:

" El culpable es él,

castíguenlo".

Pero yo no me moví.

 

Azotáronle a mi sombra

creyéndome vencido.

Más yo no me  moví.

 

Abrieron todas mis venas

y brindaron con mi sangre.

Y yo no me moví.

 

Al final alguien dijo:

"Parece que aún vive",

y se marcharon todos. Confundidos.

Pero yo no me moví.

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.