CamiloP

Mi amor.

Realmente nunca te dije adiós completamente, dejé que te fueras de mí, ya sea por impulso, necesidad, desespero, llámalo como mejor te parezca, he intentado con todas mis fuerzas acabar esta historia que escribimos lo dos, no importa que tanto  piense, darme la razón a mi mismo no me basta, dejé todo a tu lado, no es sólo mi historia, es la de los dos. En este momento no tengo ni la más remota idea de que pienses o cómo te sientas al respecto, jamás llegué a conocerte correctamente, siempre que lo aseguraba surgía algún cambio drástico e ilógico para mí, puede que yo te haya salvado de mil tormentas, pero mi pronóstico siempre fue estar contigo, luchando, aprendiendo y saliendo adelante, muchas veces quisiste desatarte de mí, jamás lo permití, terminaste armando tu propio argumento y optaste por guardar todos y cada uno de esos tantos errores que cometí a tu lado. Este amor nunca fue fácil, siempre lo supe, soy una persona que jamás termina las cosas, espero que esta sea una excepción, contigo no logré tener límite alguno, encontré fuerzas de donde no sabía que tenía, hallé una y mil razones para quedarme todas aquellas veces que sentía ese desasosiego en el pecho que me abrumaba, la sola idea de imaginar una vida sin ti me destrozaba el alma, yo te amaré, aunque intente negarlo y suprimir esta historia, sé que mis esfuerzos serán en vano, mi propósito no es olvidarme de ti, es acoplar mi vida nuevamente por otro rumbo, uno en el que no estás, no porque no te quiera en él, lo hago por ambos, esto no daba para más, en el fondo de mi ser siempre habrá un espacio enorme con tu nombre, espero en un tiempo que ese espacio se haga más pequeño para ya convertirte sólo en un buen recuerdo, que todo este dolor incesante llegué a su fin. Me costó tanto robarme tú corazón y con la misma dificultad tardaré en alejarte. Mi cabeza está llena de recuerdos y palabras que al final de esta historia terminaron siendo solo palabras efímeras, que en su momento encontraron un gran significado en mí, Dios sabe que cada vez que decía que te amaba, no era mi cerebro el que lo decía, ni mi boca la que lo pronunciaba, era mi corazón que lo decía a gritos, mi boca sólo era el filtro de aquel sentimiento que inundaba mi ser, mi vida, aunque exagere en tomarlo así, era totalmente tuya, mi corazón palpitaba a son del tuyo y más…

 

Trato de decirte que ya no me faltas, que no estoy sufriendo, que desde que te fuiste nada me hace daño, mira que está noche realmente si es por ti que estoy despierto y al mismo tiempo inmerso en un mar de dudas y pensamientos que ya no vienen al caso, juró que cada vez que decía que me estabas perdiendo, no hacía referencia a que tú me perdías a mí, era mi alma dando gritos de miedo al ver que yo mismo me estaba perdiendo, perdido en tantos esfuerzos en vano, perdido en tantas palabras vacías y promesas rotas… Me duele tan sólo pensar que me encuentro solo en este sentimiento de dolor sin cura que invade mi ser, siempre pensé que soportaba muy bien el dolor, pero esto es algo que las palabras no pueden llegar a definir de la manera correcta, sé que debes estar muy bien, siempre era yo el que sentía por los dos, pero jamás quise abrir los ojos a la realidad y caer en cuenta que realmente sí estaba solo, aunque también en el fondo de mi corazón estaba seguro de que no estaba haciendo lo correcto; qué importa saberlo y sentirlo si al final de cuentas ese sentimiento era más fuerte que mi raciocinio que se veía absorto por tanto éxtasis que genera el simple hecho de sentir amor por una persona, un amor que no es el mismo que se tiene por un familiar, es algo que sólo nace con la persona correcta, algo que no se elije, simplemente se siente, se vive y se opta por dejarse llevar…

 

Mi piel sigue teniendo tu necesidad, mis manos siguen buscando tu cuerpo, mi mente no sabe lo que es la paz, sigo buscando sombra en el desierto. Te amé y realmente no te conocí, pero aun así te siento demasiado lejos de mi, demasiado dentro… Sé que tengo aprender a quererme y no a querer, pero si me pierdo en ti, ¿dime quién me encuentra?, si éramos un sueño dime quién nos despierta, he hecho lo imposible para hacerme más fuerte y aunque sea el mismo, camino solo. Si nunca te duele no te hará feliz y vaya que dolió, pero en la misma medida me hizo muy feliz, siempre me dijeron que fuera por todo lo que quería y fui por ti… Ahora me doy cuenta que ha problemas que resuelvo en otros pero nunca los resuelvo en mí, me duele haber corrido para al final no poder llegar, ahora sé que el camino es la meta también, hay cosas que llevan tiempo  otras que el tiempo se lleva, te amé con cada fibra de mi ser, a pesar de saber que el día que te fueras me ibas a dejar con un vacío inmenso, vaya que tenía razón, pero no contemplé que para sorpresa mía iba a ser mucho peor de lo que imaginé.

 

Nadie te enseña a ser fuerte, nadie te enseña los pasos en un mundo que te obliga cada día a levantarte  caminar, realmente siempre confundí dolor con la felicidad. Una cosa es lo que soy y otra tan solo  lo que muestro, yo ya no temo perder sino darme por perdido, ya no tengo deseo de vencer sino estar convencido, me he mudado muchas veces a problemas y he querido ser feliz ahí, dí muchas vueltas en círculos por no quitarte de en medio a ti, siempre llamé solución a engañarme, realmente todo no tiene que tener un "por qué". Tengo presente que hay heridas que deben estar porque me hacen recordar lo que pasó en mi piel y me dí cuenta que no busqué una salida del laberinto en el que estaba porque de el me enamoré, lo peor es estar mal  y no saber que hacer, salir adelante es mi siguiente propósito porque si antes no lo sabía, ahora entiendo que siempre preferiste un "aquí quedo" a "quédate". Ahora eres mi nuevo vicio, por el cuál debo luchar para salir de el y no volver más.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.