Dixon Calvo Cespedes

Credo pagano

Sigo creyendo;
Al menos esta casualidad,
Fue provocada
Por tus ojos,
Por tus manos,
Por el insólito acto
De dirigirme la palabra.

Si no hubieras vos,
Ahí, en ese instante estado
Para disecarme el llanto
Etéreo, frágil y subversivo
Que anidaba en mi alma;
Todo sería distinto...

Creo en el milagro
De tu boca
Pronunciando como esperanza raquítica
Mi nombre;
Creo en vos,
En tus sinónimos
En tus frágiles conjugaciones
Hacia el verbo amar o coincidir.

Creo en mí,
 En Mis tácticas, mis privilegios
En los actos teatrales
De aceptar un te amo
Sin sentir el desgano,
Algo así como hacerse el loco
Al frío que hace
En navidad en un asilo de ancianos.

Creo, en el propósito mágico
E inaudito de haberme entregado
A la muerte prematura
De haber amado tus espinas
Tus encantos,
El olor a almizcle de tu piel
Tus manos en mis labios.

Creo, y es tan pagano
Todo esto,
Que sé, no es culpa de ningún Dios
Seguir aferrado a tu recuerdo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.