argantonio

Nuestro amigo el árbol

En mi niñez cuando se podía jugar

sin miedo a sufrir un atropello.

Cada árbol con su apodo bello

era un permanente amigo del lugar.

 

Eran acacias que casi besaban el suelo,

dándonos flores dulces al paladar,

éramos abejas gozando de un manjar,

era un fruto con sabor a caramelo.

 

Aunque si estas infantiles aventuríllas,

ahora nos parecen cosa banal,

es porque carecemos de fantasía.

 

Los chaváles que parecían ardillas,

jugaban con su árbol frutal,

!Qué corto se nos hacía el día!

 

 

Comentarios2

  • Rosita de Mendoza

    Preciosos versos que evocan tiempos de la niñez. Un saludo cordial

  • argantonio

    Rosita de mendoza, deseo que en tu.niñez hayas disfrutado con tus amigas de esos compañeros inseparables que son los árboles y los animales un fuerte abrazo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.