Marlon A. Toro

Solo en los mares

Seis amigos me acompañan
en este oscuro viaje,
que atormenta mi paz efímera,
donde el futuro oleaje
crea angustiantes borrascas,
sin poder encontrar la llave
que abra la puerta lejana
de mi destino en los mares.

 

Solo seis amigos perduran
a mi lado, durante el viaje
de mi gris cotidianidad.
Han pasado más por mis calles;
esos amigos se esfumaron
con aires de las penas ajenas,
pues ninguno, valentía tuvo,
para, en lunas extranjeras
continuar, viendo otras noches;
zozobraron en estos mares.

 

Los seis me dicen que hay más,
pero mis ojos, esos leales
amigos, no ven en la niebla.
No ven a los astros besarse;
no venla soledad marchar;
no ven la fortuna rozarme;
ni a la alegría llamar;
la noche no logra acabarse…      

 

Y sin embargo, sé que ellos
también, ¡oh, al apagarse
la última estela, se irán!
Terminarán en otros viajes.
Conozco mis gélidas lágrimas;
conozco la lluvia que las trae
y conozco entonces mi eterna
malaventura y eternos males
que me impiden ser feliz.
Los seis también van a esfumarse.

 

El aire se encargará de ello;
él, funesto heraldo de Hades.
Uno a uno se marchitará,
mientras mi alma se ampare
en la abismal soledad,
yacente en los perennes mares.    
  

Comentarios1

  • Alberto Acevedo

    A veces, es triste y duro aceptar esa realidad. Al final del camino, terminamos acompa├▒ados ├║nicamente de los recuerdos, de la historia. Pasa igual que al nacer, mandemos solos y morimos solos. Un abrazo desde Venezuela



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.