carlos obeso

Cabalga

Sentada sobre mi

cabalgas desatada.

El pelo flota y se tiñe de malva;

el color de tus atardeceres.

Acompasados los pechos

siguen henchidos el trote.

 

Siento como te derramas.

 

Flujo y lágrimas

después del último suspiro.

 

Entonces me abrazas

susurrando al oído.

Amor ...

¡Correte conmigo!

Comentarios1

  • B. Wayne

    *LeĆ­do.
    Saludos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.