antioiny

V

Soy uno que extraña y que anhela,
que añora lo vivido, que no olvida,
la visita al cielo de tu vida,
el asomarse a tu día y a tu vela.

Desde hoy mi destino será sólo,
tenerte en mi pecho acurrucada.
La voz de tu recuerdo estará anclada
en mi piel, en mi huesos y en mi todo.

No llegará el día en que tus horas
sean materia viva entre mis manos.
Nunca habrá tiempo en que yo pueda

tener aquello que atesoras.
Tu vida espera otros reclamos,
a la mía, terminar sólo le queda.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.