Esteban Mario Couceyro

El futuro



El futuro, es esa cara lozana
de juventud estrenada
que me mira como si no la viera
duro recordatorio del tiempo.

El presente, evaporado
entre los tiempos diezmados
se confunde en derrumbe

sin posible huída.

Tu me miras, dulce
como si miraras por detrás
mas allá, mucho más, de mí
abandonándome, en tus ojos.

Como puedo, romper el tiempo
los instantes acumulados
las acciones fracasadas
si el futuro, ya pasó...

 

Comentarios5

  • Jose Adolfo

    Efimeros pasajes / el futuro hecho con pedazos del tiempo / También sublime recordatorio Esteban / Feliz día poeta / Cálida Sonata de amor en las manos prodigiosas de Marcos Corrales

    • Esteban Mario Couceyro

      El personaje, siente desde su punto, cómo el futuro lo observa sin verlo, un drama que viene con los años..., haciéndonos sentir en una prisión de tiempo.
      Un saludo.
      Esteban

    • Ana Maria Germanas

      Hola Esteban querido, un poema profundo y acuciante, para todos aquellos, que ya no esperan nada del futuro, y como tu mismo expresas a traves de tu personaje, en un presente, confundido con derrumbe, una problematica, comun, despues de los 50, cuando se comienza a evaluar la falta de incentivos, triste realidad, en especial, para aquellos soñadores.-te dejo todo mi cariño.-

      • Esteban Mario Couceyro

        La adultez y más aún la vejez, lleva atravez de la experiencia, a recapacitar en lo vivido y su devenir.
        en este punto se topa con el futuro..., para los jóvenes el futuro es una escalera de previsible arribo, pero para los adultos, es una escalera con destino. Arribo es un punto de continuidad y destino es un corte de viaje, donde posiblemente no se continúa.
        A que viene toda esta palabrería, a que en un punto, somos concientes de la finitud..., a pesar que intentamos mirar a otro lado.
        Por eso sentimos que las miradas de los jóvenes, no se detienen en nosotros y van más allá.
        Un abrazo,
        Esteban

        • Ana Maria Germanas

          Mi querido Esteban, concuerdo contigo, sin embargo, se tambien que tu eres, un creativo, por tanto, puedes ver lo que muchos otros no, tu tienes ese poder, y concordaras conmigo, en que hay momentos, simples momentos donde puedes recrear y vivenciar una vida entera, esos especiales momentos tu tienes que estar abierto a recrearlos, poeta, mientras la vida, respire contigo, tu seras, quien crees ser, y no lo dudes, muchos jovenes te admiraran por ello.-

        • Beatriz Blanca

          Mientras hay vida, hay futuro por más años que se tenga y puede haber deseos y proyectos para realizar.
          Solo la muerte apaga el futuro y el pasado, pienso, pues nadie retornó de ella para contarnos. Este personaje es oscuro y pesimista, hay tatas cosas para gozar desde la la visión de un adulto, siempre que llegue sano de mente se entiende. Que la juventud por la misma búsqueda de un futuro no logra observar.
          Reconozco que las mujeres tomamos mejor la vejez que los hombres. Ellos se jubilan y el mundo se les termina deben continuar ocupados para sentir que están vivos. Somos dos mundos diferentes. En mi caso siempre tengo proyectos y aprendo cosas nuevas, mi esposo es estático no desea aprender algo novedoso, solo piensa que ya está en la recta final, si bien goza de una excelente salud. Y todo por tener en mente, que es viejo y no tiene espacio en este mundo de jóvenes. El optimismo se pierde cuando nos cansamos de vivir.
          Te he dado un discurso como suelo hacer con mi marido que ve todo como detrás de un velo que el tiempo se llevó.
          Te cuento que soy mayor que vos Esteban pero la juventud se lleva dentro, hay días oscuros pero predominan los claros y gozosos.
          Te saludo con mi optimismo y entusiasmo a pesar de estar más cerca que vos de la partida. Me voy a ir cuando me toque, pero feliz y agradecida por haber vivido.

          • Esteban Mario Couceyro

            Querida Beatriz, las personas agradables, son intemporales, lo supe con mi madre, que a los 85´, tenía muchas amistades de 20´.
            Cada persona toma la vida de forma distinta y habemos algunos que vemos con inveterado optimismo, separando la zarza de la simiente (aunque la zarza también tiene frutos dulces).
            Ahora que he llegado a la vejez (lo escribo y no lo creo..., me parece un exceso populista de mi mismo), veo lo necesario que es el cerebro, para seguir viviendo y comprendiendo en qué y por qué vivo.
            Podría estar cuadrapléjico, pero con la mente plena y tener chance de vivir.
            También es cierto, que mi mente no es la misma de los 20´, un poco mas lento en los reflejos..., pero veo todo tan claro...
            Bueno estamos hablando, como dos jubilados en un banco de plaza...
            Respecto a la edad, te diré como hacía mi madre, cuando le preguntaban la edad y se agregaba diez años, sorpendiendo al interlocutor, que exclamaba " ¡pero que joven se la ve, es increible!..., asi que te equivocas, sos mucho más joven que yo..., casi una niña...
            Le diré al personaje, que se anote en un taller de cestería y distraiga sus pensamientos.
            Un abrazo.
            Esteban

          • El Hombre de la Rosa

            Muy descriptivo y genial tu poema de amor amigo Esteban...
            Un placer pasar por tu portal...
            El Hombre de la Rosa

            • Esteban Mario Couceyro

              Gracias Críspulo, por tu lectura.
              Un abrazo fraterno
              Esteban

            • Tokki

              Off the time
              Slds.

              • Esteban Mario Couceyro

                Si, eso me hace pensar en el tiempo, como si fuesen folios de un libro, que vamos leyendo y del que solo recordamos el número de página anterior.
                Un saludo cordial.
                Esteban



              Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.