D0NCARL0

Azkabán



Tormentas, rayos y oscuridad

árboles muriendo entre las llamas,

lágrimas derramadas ante la adversidad.

 

Están, rezándole a Satán,

pidiéndole que actúe sin piedad,

que lo mejor es la maldad.

 

Pero querido mío yo te contradigo,

y te exijo,

que confieses hoy tus actos ante este tribunal,

la sentencia dictamina su ingreso en Azkabán,

prisión federal del Condado de Michigan,

quedas condenado

a regalar amor y paz,

el resto de tu vida.

Todos los días de tu vida.

Todos los días de tu vida.

Todos los días de tu vida.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.